Durante contingencia, mar de Acapulco sorprende al brillar con bioluminiscencia

La bioluminiscencia, cuando las olas del mar brillan en tonos turquesa y neón en la oscuridad, es un fenómeno recurrente en la playas de la República Mexicana, pero muy raro en el estado de Guerrero, por eso sorprendió que en esta cuarentena la noche del 20 de abril haya ocurrido en Puerto Marqués, en Acapulco.

Varios usuarios en redes sociales reportaron con asombro el bello espectáculo natural que sucedió ahora que por la contingencia del COVID-19, que ayer entró a su Fase 3 en México, obligó al cierre de las playas, la naturaleza nos sigue sorprendiendo con la rapidez que se regenera ante el encierro necesario para evitar una mayor propagación de la enfermedad.

La bioluminiscencia se produce cuando organismos vivos producen luz, que es resultado de una reacción bioquímica en la que por lo general interviene una enzima llamada luciferasa, de acuerdo con la explicación que ofreció Fidetur Acapulco. La presencia de luz en las olas puede deberse a distintos organismos vivos.

Las bacterias, moluscos, crustáceos, peces o medusas pueden generar la bioluminiscencia, aunque en el caso de Puerto Marqués las olas luminosas tuvieron su origen gracias a las microalgas o al plancton luminoso. Los otros sitios en los que el fenómeno es recurrente son Holbox, Quintana Roo; Chacahua, Oaxaca; Xpicob, Campeche, y Bahía Bucerías, Nayarit.

Con información de: Revista Quién

Utilizamos cookies para personalizar la experiencia de nuestros lectores. Aviso de Privacidad Aceptar Leer más...