Agricultura y ecología de la mano.

REVISTA TQV

La agroecología es una disciplina que va más allá del desarrollo de un conjunto de técnicas que permitan a la agricultura trabajar sin productos nocivos para el medio ambiente.

La agroecología se basa en aplicar conceptos y principios ecológicos con el fin de optimizar las interacciones entre las plantas, los animales, los seres humanos y el medio ambiente, teniendo en cuenta, al mismo tiempo, los aspectos sociales que deben abordarse para lograr un sistema alimentario justo y sostenible. 

Mediante la creación de sinergias, la agroecología puede apoyar la producción de alimentos y la seguridad alimentaria y la nutrición a la vez que restaura los servicios ecosistémicos y la biodiversidad que son esenciales para una agricultura sostenible. Puede asimismo desempeñar una función importante en el fomento de la resiliencia y la adaptación al cambio climático

El fomento de la agroecología hará tener alimentos de mejor calidad.
Se trata, sin duda, de un movimiento social, que en los últimos años ha sumado miles de personas. Para muchas de las personas que han conocido ya sus beneficios, representa el camino a seguir para construir alternativas a la agricultura industrial y a los impactos sociales, económicos y ambientales negativos que conlleva.

Agricultura sustentable

En el año 2018 se celebró, en la sede oficial de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), en Roma, un simposio internacional sobre agroecología. Aunque los académicos no se ponen de acuerdo para fijar una definición específica del concepto, está claro que la agroecología despierta cada vez un mayor interés, porque puede contribuir a acercar agricultura y sustentabilidad. 

Los 10 elementos de la Agroecología

Los 10 elementos pueden ayudar a los países a poner en práctica la agroecología. Al determinar propiedades importantes de los sistemas y enfoques agroecológicos, así como consideraciones clave para el desarrollo de un entorno favorable para la agroecología, los 10 elementos constituyen una guía para los encargados de formular las políticas, los especialistas y las partes interesadas en la planificación, la gestión y la evaluación de las transiciones agroecológicas.

1.Diversidad: La diversificación es fundamental en las transiciones agroecológicas para garantizar la seguridad alimentaria y la nutrición y, al mismo tiempo, conservar, proteger y mejorar los recursos naturales.

2.Creación conjunta e intercambio de conocimientos: La creación conjunta y el intercambio de conocimientos desempeñan un papel fundamental en el proceso de elaboración y puesta en marcha de innovaciones agroecológicas con miras a abordar los desafíos de los sistemas alimentarios, en particular la adaptación al cambio climático.

3.Sinergia: Crear sinergias en los sistemas alimentarios reporta múltiples beneficios. Mediante la optimización de las sinergias biológicas, las prácticas agroecológicas potencian las funciones ecológicas, lo que da lugar a un aumento de la eficiencia en el uso de los recursos y de la resiliencia.

4.Eficiencia: La mayor eficiencia en el uso de los recursos es una propiedad emergente de los sistemas agroecológicos que planifican y gestionan detenidamente la diversidad con miras a crear sinergias entre diferentes componentes del sistema. Por ejemplo, uno de los principales desafíos en materia de eficiencia es que menos del 50 por ciento del fertilizante nitrogenado añadido a escala mundial a la tierra de cultivo se convierte en productos cosechados y el resto se libera al medio ambiente causando importantes problemas medioambientales.

5.Reciclaje:El reciclaje puede llevarse a cabo tanto en las explotaciones agrícolas como en los territorios a través de la diversificación y la creación de sinergias entre diferentes componentes y actividades. Por ejemplo, los sistemas agroforestales que incluyen árboles de raíces profundas pueden capturar nutrientes a los que no llegan las raíces de cultivos anuales. 

El reciclaje esta presente en toda actividad humana.

6. Resiliencia:Los sistemas agroecológicos diversificados son más resilientes, esto es, tienen una mayor capacidad para recuperarse de las perturbaciones, en particular de fenómenos meteorológicos extremos como la sequía, las inundaciones o los huracanes, y para resistir el ataque de plagas y enfermedades.

7.Valores humanos y sociales:La agroecología se propone abordar las desigualdades de género mediante la creación de oportunidades para las mujeres. A escala mundial, las mujeres constituyen casi la mitad de la fuerza de trabajo agrícola. También desempeñan una función crucial en la seguridad alimentaria de los hogares, la diversidad alimentaria y la salud, así como en la conservación y utilización sostenible de la diversidad biológica.

El equilibrio es importante en todos lo sentidos.

8.Cultura y tradiciones alimentarias:La agricultura y la alimentación son componentes esenciales del patrimonio de la humanidad. Por tanto, la cultura y las tradiciones alimentarias cumplen un papel social fundamental, así como a la hora de moldear el comportamiento humano. No obstante, en muchos casos, nuestros sistemas alimentarios actuales han creado una desconexión entre los hábitos alimentarios y la cultura. Esta desconexión ha contribuido a una situación en la que coexisten el hambre y la obesidad en un mundo que produce alimentos suficientes para alimentar a toda su población.

9.Gobernanza responsable:La agroecología requiere una gobernanza responsable y eficaz para respaldar la transición a sistemas alimentarios y agrícolas sostenibles. Se necesitan mecanismos de gobernanza transparentes, inclusivos y basados en la rendición de cuentas para crear un entorno favorable que ayude a los productores a transformar sus sistemas siguiendo conceptos y prácticas agroecológicos.

Una política socialmente responsable ayudará a una mejor ejecución de la agroecología.

10. Economía circular y solidaria: las economías circulares y solidarias que reconectan a productores y consumidores ofrecen soluciones innovadoras para vivir dentro de los límites de nuestro planeta y, al mismo tiempo, afianzan las bases sociales para él.

La agroecología también combina los avances tecnológicos que puedan permitir una mayor sustentabilidad con los saberes tradicionales de cada  pueblo.

Utilizamos cookies para personalizar la experiencia de nuestros lectores. Aviso de Privacidad Aceptar Leer más...