El costo medioambiental de la minería Bitcoin: Conozca algunas soluciones

Una transacción promedio de la red de Bitcoin oscila entre 233,4 y 363,5 kg de CO2. Mientras que una transacción con VISA consume 0,4 g. de CO2 y una búsqueda de Google 0,8 g.

La minería Bitcoin crea un enorme costo medioambiental. Según análisis del experto Alex de Vries, esto se debe al alto consumo energético que exige la red para validar y crear la moneda. Aseguró que para evitar una crisis medioambiental a futuro, se debe modificar la red de consenso de Bitcoin para que no dependa exclusivamente de la Prueba de Trabajo (PoW).

Alex de Vries es un especialista en administración, negocios y análisis de datos. Dirige el portal Digiconomist, una web que desde 2014 publica informes actualizados acerca del consumo energético de Bitcoin y su relación con la emisión de CO2. Sus investigaciones han sido publicadas en diversos repositorios científicos como ResearchgateSciencedirectSciencedailyScielo o Cell.

Tomando como base sus investigaciones, así como las de la Agencia Energética Internacional y aportes de drp-barcelona, una empresa de investigación arquitectónica que tiene como misión encontrar la relación existente entre la arquitectura y la sociodemografía, este artículo pone al tapete el tema del daño ecológico de la minería Bitcoin y de la red en general.

Máquinas de minería

Aquella parte de la historia de Bitcoin en donde su minería se hacía a través de una laptop o un computador de mesa casero ha quedado en el pasado. En la actualidad se necesitan instalaciones y equipos de proporción industrial para poder tener un hashrate o poder de minado suficiente alto como para competir con aquellos que han invertido en equipos físicos que permiten tener gran potencia al minar la criptomoneda.

Las máquinas deben ser cada vez más potentes, para poder realizar los cálculos o verificaciones necesarias a la red Bitcoin. Al tratarse de cálculos matemáticos cada vez más complicados, se necesitará mayor energía para poder resolverlos. Solo cuando todos los mineros aceptan remitir el código nunce para la formación del bloque, se verifica la red y empieza de nuevo el proceso de minado. Esto dura un tempo aproximado a 10 minutos, por eso los mineros compiten por hallar el código válido de transacción en el menor transcurso de tiempo posible, necesitando de gran potencia de procesado

Consumo eléctrico, métodos de energía y contaminación

En la actualidad, el combustible fósil sigue siendo la principal fuente de energía eléctrica en el mundo, pese a que en los últimos años se ha expandido el uso de energías renovables. Las formas de energía provenientes del gas natural o petróleo dejan huella de carbono en la atmósfera, es por ello que mientras más necesitemos de ellas, mayor será el rastro contaminante.  El ecosistema digital se ha introducido en todas las esferas de la humanidad,  siendo necesario destacar que hasta el más mínimo uso tecnológico genera pequeñas emisiones de contaminación. Dicha emisión, provoca un mayor costo medioambiental cuando nos referimos a generar Bitcoin.

Hasta los momentos no se ha reconocido algún sistema que agrupe un consenso exacto de la cantidad de energía eléctrica que consume la red de Bitcoin. Las estimaciones se extraen a través del hash total de la red y los costos/ingresos operacionales de los mineros.

Según las cifras expuestas en Digiconomist, en 2014 se estimó que en todos los centros de procesamiento de datos a nivel mundial se consumió 194 teravatios/hora (Twh), esperando un aumento del 3% para 2020. Sin embargo, se desconoce cuál es el gasto energético total que utiliza el sector financiero principal, aunque se presume que es considerablemente superior al de la red de minería BTC. Mientras la red Bitcoin, procesó 81,4 millones de transacciones durante 2018, la industria financiera principal realizó 482,6 mil millones de operaciones electrónicas.

Otros métodos menos contaminantes

La generación de energía eléctrica a través de métodos menos contaminantes ha tenido auge desde hace algún tiempo y no solo ha capturado la atención de los gobiernos, sino también de los mineros que han optado por cambiar hábitos para observar metodologías menos contaminantes que el PoW.

-Prueba de participación (PoS)

Una modalidad descentralizada que es aplicable a la minería es la Prueba de Participación (PoS). En este sentido, la identidad representa lo más importarte para aquel que ejercerá funciones de nodo, que en este caso se consideraría como validador, el cual es acreditado por la propia red tras un previo proceso de aplicación. El validador debe representar la transparencia que existe en su tenencia del activo en cuestión, para poder colaborar en la red validando transacciones.

-Prueba de Autoridad (PoA)

Otra forma es la Prueba de Autoridad (PoA), esta  es una modificación de la anterior con la única diferencia de que en esta se debe revelar a detalle la identidad de quién aplica. En este caso, no solo son públicas todas las operaciones positivas que pueda realizar el nodo o validante, sino cualquier acción negativa para la red. La credibilidad de quién valida la red jugará  un papel muy importante desde el primer momento en que es aceptado.

-Tangle y MCMC

Iota es una criptomoneda que, a pesar de no tener su propio Blockchain, utiliza gráficos acíclicos denominados Tangle y MCMC (Markov Chain Monte Carlo) para lograr el consenso. Luego de que un usuario emite una transacción, el algoritmo selecciona al azar 2 transacciones no verificadas para ser ejecutadas. En el proceso se utiliza PoW (Prueba de trabajo, como en el caso de Bitcoin) para hacer efectivas las transacciones, pero su consumo energético es por mucho menos exigente que la red Bitcoin, esto es debido al uso minero que se aplica a la red Bitcoin, mientras que Iota solo lo usa a modo de confirmación y protocolo de seguridad.

-Acuerdo Bizantino (BA)

Esta es otra modalidad de consenso que utiliza membresía cerrada, posibilitando un número de participantes limitados o fijos. Dos monedas muy populares usan este protocolo: Ripple y Stellar. Su implementación es rápida y económica, sin embargo es necesario un grado de centralización para tener una distribución optima. Ambos utilizan métodos de votación para hacer una red segura, Ripple usa un método probabilístico, mientras que Stellar ha preferido uno confederado. Stellar ha adaptado su red de modo que funcione con la simple acreditación de un grupo de confianza, sin tener que involucrar a todos los miembros del sistema. Ripple, por su parte sí debe esperar la acreditación de todos los miembros de la red a través del voto.

Con información de: Rodríguez, L. (2019). El costo medioambiental de la minería Bitcoin: Conozca algunas soluciones. Diario Bitcoin

Utilizamos cookies para personalizar la experiencia de nuestros lectores. Aviso de Privacidad Aceptar Leer más...